¿Qué es el storytelling?

Parte fundamental de lo humano es la comunicación, nos ayuda a relacionarnos, a adquirir conocimientos, a crear entornos sociales, desde luego, a generar relaciones comerciales desde la actividad publicitaria. Dentro de ese entorno comercial y publicitario la técnica de storytelling es una de las más valoradas por el alto impacto que puede gestar si se trabaja de forma adecuada. Sigue leyendo para que tengas mayor claridad sobre qué es el storytelling.

El storytelling para tu marca o producto

Comprender qué es storytelling es importante, pues no es solo comunicar, como lo señala su interpretación desglosada, story (historia) y telling (contar), es la habilidad de contar una historia con una narrativa lo suficientemente atrapante que favorezca el incremento de la audiencia a la vez que causa efectos en ella.

¿Qué es el storytelling?

Cuando se trata de una marca o un producto, los componente lógico-emocional que el storytelling crea son necesarios para la construcción de una relación de valor, que, además, debe identificarse en ciertos rasgos importantes con el público objetivo.

Al contar historias es común que se resalte en mayor medida el plano instintivo que recae en lo emocional, aunque, como ya se señaló, también existe un plano racional que recae en lo lógico.

Aunado a lo anterior, el storytelling busca, dentro de ese plano lógico y emocional, construir historias que coincidan con la vida del público objetivo, historias que narren superación, desafíos, fuerza, empatía, perseverancia y todas aquellas convicciones que generen valor, pues de esa manera se logra resaltar algo más que beneficios y características de marcas y productos.

Elementos en una buena historia

¿Qué es el storytelling?

Todas y todos podemos contar buenas historias, para ayudarte, aquí te señalamos los elementos que debes considerar:

Ten un espacio adecuado, si estás incomodo, si tienes elementos de distracción o no cuentas con los insumos necesarios no podrás concentrarte en la ideación de lo que quieres contar, un espacio en el que puedas pasar un buen rato en concentración, que no te agobie, que no te canse, es lo primero en lo que debes pensar. Piensa en la idea del mensaje que quieres transmitir de tu marca o producto, realizarte preguntas al respecto te puede ser de mucha utilidad; sobre sus características, su visualización, su ergonomísidad, sus beneficios, etcétera.

Es necesario que a lo anterior le encuentres una relación con emociones y sensaciones gratas, es decir, cuando encuentres en tu marca o producto una característica importante transfórmala en algo significativo: así un producto dulce puede hablar de momentos divertidos; una prenda de vestir puede transmitir ligereza en el día a día; un servicio de entrega se puede transformar en tiempo para los amigos; un producto para mascotas habla del amor y cuidado a tu mejor amigo…

Cuando tengas esos elementos construye una historia que los envuelva para poderlos presentar con personajes definidos, capaces de proyectar lo que cada uno de ellos debe transmitir, que no sean ambiguos. Como toda narración, hay que presentar la historia para que los personajes desarrollen sus vivencias y concluyan superando el contexto que se les presenta, esos elementos narrativos pueden estar explícitos o inferirse en un texto, un video, diversas imágenes o una imagen sencilla, hasta en un pequeño eslogan.

Al diseñar tu idea ten en cuenta la importancia de:

Autenticidad

Ten en cuenta que internet está plagado de historias interesantes; textos, videos, infografías, imágenes, etcétera. En primer lugar, asegúrate que tu idea no es una proyección de algo ya visto, no está mal inspirarse en lo ya hecho, pero sí está mal el plagio. En segundo lugar, asegura originalidad en tus diseños, de esa manera procurarás no pasar desapercibido:

Hablar desde la verdad

Pues cualquier elemento fingido será más perjudicial que beneficioso cuando se visualice:

Contar historias cortas

No redundes, pues la audiencia se alejará antes de identificar el mensaje que quieres transmitir, pero sin dejar de añadir todos los elementos que construyen tu historia, la información a medias genera desagrado.

Poner énfasis en el mensaje que quieres transmitir

Ser ambiguo no influye en la audiencia y deja información vacía. Tampoco dejes en la ambigüedad a tu público objetivo, este debe estar bien definido, si el producto o la marca se puede proyectar a público diverso, realiza distintas historias, también define el medio para cada una.

Ser empáticos

Entender lo que un adulto mayor requiere en un ambiente de atención médica; lo que un padre necesita en el cuidado de su familia; lo que una mujer joven requiere en un ambiente de diversión… entender sin importar género, edad, religión, nivel socioeconómico, educación y cualquier otro elemento, nos ayudará a conectar de forma inmediata.

Autenticidad

No, contar una historia no es sencillo, hacerlo bien requiere constancia y práctica, ensayar y errar, pero tarde o temprano se aprende. Aun así, dado el vertiginoso mundo de la publicidad, puedes contar con especialistas en contar historias. En Aedif Digital ya hemos practicado y errado lo suficiente para poder generar impacto en la audiencia. 

Ahora ya sabes qué es el storytelling en el ambiente publicitario. Si esto es lo que tu producto o marca necesita y quieres que la experiencia y el profesionalismo te acompañe, cuéntanos lo qué haces y te entregaremos historias increíbles.

0 0 Votos
Article Rating
Suscríbete
Recibir notificaciones
guest
1 Comment
Más recientes
Más antiguos Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Marila

Hola

Scroll al inicio